5 plantas de interior muy resistentes

5 plantas de interior muy resistentes

Tratándose de plantas son muchas las que pueden llamar nuestra atención, sin embargo, algunos ejemplares pueden tener determinados requerimientos que las hagan más idóneas para jardineros más avanzados o con mayor experiencia. Además si vivimos en un lugar con las estaciones muy marcadas, con meses de mucho frío o de temperaturas elevadas, seguramente nos decantamos por aquellas plantas de interior que sean lo suficientemente fuertes para resistir los embates de una climatología variada.

Es por ello que a continuación enumeraremos 5 plantas que resisten bien cambios de temperatura, que además se pueden tener dentro del hogar.

1. Sanseviera trifasciata. Debido a su forma, otros la conocen como “lengua de suegra” y se caracteriza por ser altamente resistente a cambios e incluso olvidos. Es perfecta para quienes no tienen mucha experiencia o “mano” con las plantas o para quienes están poco tiempo en casa. Por lo mismo, sus necesidades son pocas y tolera bien poco riego, además de que resiste a bajas temperaturas y en contraparte, le encantan los climas cálidos.

2. Kentia. Esta planta es fácil de encontrar en interiores y la razón es que “viste” a un hogar con sus preciosas hojas palmeadas. Solo hay que ser pacientes en cuanto a su crecimiento, y lo compensará con su resistencia. La Howea forsteriana no requiere tanta luz como otros ejemplares y lo único que hay que cuidar es no regarla en exceso, así que si se nota seca la capa superficial, es momento de pulverizarla un poco.

3. Cinta. Es la típica planta de nuestra infancia que las abuelas y tías tenían por doquier en sus casas. Su nombre científico es Chlorophytum comosun y ha sido muy popular precisamente por su alta resistencia, por ejemplo, si alguna vez olvidas regarla o si al cambiar la temporada no la cambiaste a un lugar con iluminación adecuada. Sin duda una buena planta para primerizos que además es muy bonita y da mucha vista al hogar.

4. Poto. No hay hogar con plantas que se precie de serlo si no cuenta al menos con un poto o enredadera. Su nombre científico es Scindapsus aureus y le encantan los lugares iluminados, pero sin luz directa. Cuando está bien cuidada ofrece hojas colgantes con guías a los que puedes colocar algunos hilos o cordeles para que se extiendan y den un aspecto precioso a tu espacio. Para saber cada cuánto regarla, es muy sencillo, ya que cuando detectes que la tierra de encima se ha secado, es momento de humectarla de nuevo.

5. Ficus benjamina. Si tienes una ventana con mucha luz sin demasiado sol directo, entonces estará ahí muy a gusto. Es una planta que se adapta muy bien a todo tipo de hogares y que resiste muy bien diversas condiciones de frío y calor. En el caso de que se vea afectada, de inmediato avisará al comenzar a perder sus hojas y será necesario tomar las medidas correspondientes (que requiera más luz, mayor o menor humedad, alguna plaga que le afecte). Y la buena noticia es que aun cuando pierda sus hojas le saldrán de nuevo.