Cuidados y mantenimiento de las orquídeas

Dentro de las plantas más elegantes de las cuales tenemos acceso y conocimiento, están las orquídeas. No obstante su aspecto frágil y delicado, casi etéreo, en realidad son plantas bastante resistentes debido a su origen. Al ser epifitas, esto es, que crece sobre otras plantas y árboles utilizando sus propias raíces, pueden considerarse como son sobrevivientes a condiciones adversas y se las han apañado para mantenerse regias y hermosas. Es importante, sin embargo, observar ciertos cuidados con estas plantas para que se mantengan en excelentes condiciones por mucho tiempo y así disfrutar de toda esa beldad que irradian.

Las orquídeas poseen una floración carnosa y grande, con hojas de tono verde intenso que enfatizan la flor. Existen diferentes variedades, como las enanas, y gracias a la flexibilidad que tiene la planta incluso es posible arquear sus tallos para darle un estilo único y especial. Una manera de lograr que la floración dure por más tiempo es al seleccionar la orquídea, esto es, que sí tenga algunas primeras flores abiertas, pero el resto de los capullos todavía estén cerrados.

Cómo cuidar las orquídeas

Las orquídeas deben recibir mucha luz, pero igual que en la naturaleza, debe ser de manera indirecta para evitar quemaduras solares. Con respecto al riego, es importante no ahogarla en agua, por lo que es preferible regar la planta solo una vez por semana, procurando abonarla con sustrato especial para orquídeas cada dos semanas. Esta es una de las mejores formas de garantizar que la planta se mantenga en magníficas condiciones, lo cual se verá reflejado en el tamaño de sus hojas. En caso de que haya un exceso en el riego, es importante retirar el agua sobrante.

Gracias a este tipo de cuidados será posible tener una orquídea que dure incluso años, pero al cumplir dos años es recomendable realizar un transplante. Por otra parte, otro consejo importante para mantener a las orquídeas sanas es utilizar un recipiente transparente, de forma que sus raíces también reciban la luz solar y puedan llevar a cabo la fotosíntesis.

Mantenimiento de las orquídeas al por mayor

Uno de los tipos más comunes de orquídeas que existen son las Phalaenopsis, de tonalidades blancas y moradas, aunque en realidad agrupa varias decenas de especies tropicales provenientes de lugares tan diversos como Australia, Filipinas, Taiwán, etc. Se trata de una planta monopodal, esto es, que sus hojas se desarrollan en la base de su tallo. Esta planta puede florecer varias veces al año y se mantienen mejor en interiores que en exteriores.

Como se mencionó antes, la iluminación es importante, y para ofrecerla bastará con ubicarla cerca de una terraza o una ventana, con las precauciones indicadas de que no reciba los rayos directos del sol. En cuanto a la temperatura, con 22 o 23 °C en el día estará bien, y de 15 a 20 °C por la noche. En cuanto a humedad, debe mantener de un 60 a un 80 %. Su cuidado es sencillo, así que solo bastará con evitar caracoles y babosas, y en caso de que se presenten, existen productos específicos para erradicar plagas en las orquídeas.